Logo del sitio
Víctor
separator

Víctor Tellez Pérez (68 años)

Estrella 25 marzo 1953 Cruz 03 noviembre 2021

PARA UN HOMBRE EXTRAORDINARIO Y SER DE LUZ: Víctor Téllez Pérez Nos enseñaste el optimismo, la alegría, a ser íntegros, la importancia de dar incondicionalmente y vivir en armonía, el valor del trabajo realizado con tenacidad, honradez y cariño. ¡Gracias por tanto amor y cuidado a tu familia, siempre estarás en nuestro corazón, te amamos profundamente! Nosotros, tus Amados hijos, te dedicamos las siguientes palabras en tu honor y a tu honra que a partir de este día, portaremos con gusto al saber que nos seguirás acompañando con tu luz para continuar los proyectos juntos y guiándonos con tus lecciones repletas de sabiduría. Yo, tu hija, te doy las GRACIAS papito por darme la vida, por estar en mi formación convirtiéndome en la persona que ahora soy, por cargarme cuando era chiquita y ya bien grandota, por componer los radios cuando los descomponía, y tomar mi mano que como me decías la sentías ahora igual que cuando era niña, reconociéndola como única. Por decirme que era una gran mujercita en mis XV Años, por aventarme de forma traviesa e inesperada al pastel. Por bailar con tanto gusto, era un deleite verte y acompañarte. Por hacerme reír tanto con tus anécdotas, chistes e imitaciones de todos nosotros. También te doy las gracias por enseñarme el valor del trabajo honrado, estratégico y tenaz… admiro todo lo que formaste con las manos vacías y el futuro que proyectaste para nosotros. Papito querido GRACIAS por todo el amor y cuidado hacia tus nietos, hacia mi mamá y hacia tus hijos, por tus palabras llenas de sabiduría en todo momento, por impulsarnos para sacar la mejor versión de nosotros mismos de una forma integra. Fuiste un gran amigo y consejero para muchas personas de las cuales tocaste y alegraste su corazón, generoso siempre, te ganaste a pulso su cariño y respeto. Gracias papito hermoso por haberme elegido como hija, fue el mayor de los honores estar en esta vida a tu lado. Y no te digo adiós porque siempre vivirás en nosotros y en todo lo que formaste, eres mi superhéroe y gran campeón porque nada te venció en vida y sé que nos acompañarás, cuidarás y guiarás en cada momento…. ¡Por siempre y para siempre te amo! Mis hermanos… tus hijos, también te dedican unas palabras… Tu hijo mayor te dice: Papá gracias por ser un gran hombre, por ser la persona que le dio fuerza a nuestros hijos, a mis hermanos y a mí. Siempre estuviste ahí para transmitir tus enseñanzas y aprendizajes de la vida… estuviste también presente en lo que deseábamos y sobre todo para apoyarnos. Siempre te guardaremos en nuestro corazón, fuiste el mejor papá, se que nos cuidarás donde quiera que estés, siempre vas a estar con nosotros, y nos vas a guiar y darnos luz, desde donde te encuentras, ¡Te amo papá! Y tú hijo menor te dice… Gracias papá por darme el mejor regalo que se puede dar a una persona… creer en mí. Porque muchos de mis logros te los debo a ti. Gracias por cuidarnos y protegernos en cada momento de tu vida…. Adiós mi chingón, siempre te llevaré en mi mente. Tu yerno está con nosotros viviendo el mismo dolor acompañándonos en el sentimiento y en este homenaje a tu persona, te dice lo siguiente: Desde el fondo de mi alma le dedicó las siguientes palabras como un tributo por todo lo magnífico que ha sido conmigo y mi familia. Hoy es uno de los días más tristes que se que voy a vivir en mí vida; hoy se ha quedado el tiempo suspendido en un agónico suspiro que nos arranca el alma y detiene el corazón. Hoy estamos aprendiendo una lección muy difícil que la vida nos da; hoy con lágrimas en los ojos tenemos que decir un hasta pronto sin sabor y encontrar fuerza y reconciliación a través de los bellos recuerdos que vivirán por siempre porque ha tocado a más de una generación y siento un orgullo muy sincero que me honra la memoria de haber tenido el honor de ser su yerno, y la dicha de que me adoptará como un hijo más, eso habla de lo extraordinario que es Don Víctor… “las palabras se quedan cortas”, como el diría, al querer definirlo en unas cuantas líneas porque no existe hombre más cabal, que se digne por el bienestar de su familia, el arrojo por el trabajo y la comprensión de un padre amoroso y recto en su hacer como lo es usted. Hoy no cabe la tristeza que siento en mi ser porque el dio a manos llenas y aprendí que cuándo se da, se tiene que hacer con el corazón por delante y no medir porque es más importante una sonrisa de felicidad que una mala cara de odio que nos pueda separar. Está por demás decir que nos hace falta y que lo extrañamos hasta donde está, pero se ha quedado en todos los que tuvimos el privilegio de tratarlo, la semilla de su ser por lo que en cada acción que tomemos, en cada decisión que llevemos a cabo estará su mano guiándonos para llegar a buen puerto. Guiaremos a nuestros hijos con su ejemplo y lo que nunca morirá será su legado porque lo que formó seguirá creciendo gracias a la sabiduría que nos deja, al consejo oportuno que siempre tuvo y al amor y energía con la que se entregó siempre al trabajo. Hoy me queda muy claro que la base de todo es la familia y la unidad, sin éstos pilares, todo se cae y comprendo que es la principal herencia que hoy nos deja y transmite para que sigamos adelante porque aunque sentimos que la vida termina por su ausencia, tenemos el compromiso fiel de hacer crecer infinitamente lo que con su sacrificio forjó y a diario lo veneraremos con resultados claros y precisos para que desde el cielo y con Dios como testigo vea y sienta orgullo por su familia y diga “Valió la pena tanto, esfuerzo, tantas palabras, tantos regaños, tanto sacrificios, sudor y energía” porque usted prefería quitarse de la boca un pedazo de comida con tal de vernos con una sonrisa en la boca y ver qué todos comiéramos con felicidad y sin medida… este es el ejemplo de un padre amoroso y sabio, de un padre que comprende que primero es la familia y felicidad de los demás a expensas de todo. Hoy al lado de su maravillosa hija y compañera de mi vida lloro hombro a hombro al lado de su apreciable familia y lo hacemos por su ausencia… Le prometo que llevaremos a cabo cada una de sus ideas y planes de vida porque quiere seguir viéndonos ser felices, llenos de éxitos, triunfos y experiencias que son las que cambian la vida como hoy su repentina partida. No me queda más que decir Gracias por su vida ejemplar, gracias por sus sueños compartidos donde vió un futuro próspero para todos nosotros, gracias por su legado como hombre de familia, de trabajo y honor con todas sus íntegras acciones, donde jamás abuso de las circunstancias para sacar provecho. Gracias por su sonrisa que siempre iluminaba cualquier lugar y contagiaba al más serio, gracias por sus miles de historias y anécdotas que nos transportaban al momento lleno de emoción y que vi y disfrute, cómo cuándo le ganó al resto o quedarme sin creer que empujó al pastel de XV años a su hija. Gracias por todos sus consejos que siempre tenía cuándo le pedíamos uno, gracias por su tiempo para acompañarnos en nuestra locas aventuras y experiencias. Gracias por sus ocurrencias como cuándo emuló a Superman y se quitó el bigote y ni su esposa lo pudo reconocer. Gracias por guiar a mis hijos y consentirlos mucho y ellos más que nadie lo extrañarán porque lo aman y aprecian mucho pero sé que desde donde está ahora, también estará su mano diciéndoles que hacer y cómo, porque hoy se ha convertido en el ángel de la guarda de nuestros hijos. Gracias por cuidarnos a cada momento y darme mi lugar como yerno y nunca exigirme más allá de lo normal, gracias por su integridad donde predicó siempre con el ejemplo y jamás tuvo que hacer algo inapropiado, Gracias por dejar todo su conocimiento en el taller y dejarnos un futuro del que hoy somos responsables para que siga creciendo, todo lo que forjó de la nada con sus manos que crearon todo un lugar perfecto y creativo de trabajo y sé que dentro de muchos años seguiré diciendo, “tu papá tenía razón y sabía cómo hacer las cosas”. Gracias por ser un padre modelo y ejemplar, gracias por su entrega y no importaba nunca la hora, el lugar o las inclemencias del clima, siempre estuvo presente para todos. Gracias por enseñarnos a “entrarle al toro por los cuernos” a cualquier situación porque ahora tenemos que hacer uso de esa enseñanza. Gracias por su apoyo incondicional y entrega, gracias por darnos a manos llenas, pero nunca algo de más, gracias por enseñarnos a pescar y no darnos el pescado preparado, gracias por su amor incondicional a la familia y a Dios, gracias por enseñarnos que el dinero es solo un recurso y no lo es todo, que es más importante estar juntos en la pobreza y unidos en la prosperidad. Gracias por su ejemplo de vida, de padre y esposo… Gracias, gracias, gracias y hasta el mundo espiritual le mandó un abrazo de alma a alma y de corazón a corazón hasta el momento en que nos volveremos a encontrar… Sinceramente Jorge. Te amamos papá y siempre estarás con nosotros

Obituario publicado el día 9 de noviembre 2021

separator
icon

Enviar condolencias

icon

Encender una vela