Logo del sitio

Qué es un crematorio y cómo funciona

Conoce más sobre los crematorios y cómo funcionan

Qué es un crematorio y cómo funciona

Primero que nada, entendamos que es la cremación, pues se refiere al proceso de quemar un cadáver a temperaturas bastante altas, al grado en que solo quedan huesos frágiles y calcificados, que luego se pulverizan en "cenizas". Estas cenizas se pueden guardar en una urna, enterrar, dispersar o incluso incorporar o convertir en objetos como anillos, dijes, aretes, entre otros. 

 

Algunas personas recurren a la cremación por entierro debido a que les resulta más conveniente, ya que se convierte en algo más práctico o más barato manipular cenizas en lugar de un cuerpo. 

 

El término "cenizas" es un poco ambiguo, ya que lo que las familias reciben después de una cremación no es un polvo precisamente suave, sino un material grisáceo y grueso, como grava fina, esto debido a los restos de huesos molidos.

 

¿Qué es un creamatorio?

 

Aunque están relacionados, no es lo mismo un crematorio que un horno crematorio, pues el primero se encarga de llevar a cabo los procesos necesarios para iniciar la cremación, y el segundo se refiere al espacio en que el cuerpo será colocado para llevar a cabo el proceso de incineración. 

 

Actualmente la mayoría de los crematorios ya cuentan con espacios donde la familia se puede reunir para velar a su familiar antes de su cremación.

 

¿Cómo funcionan?

 

Cuando una persona ha fallecido, el proceso para su cremación tiene similitud como aquel que desea ser enterrado; tras solicitar los servicios de una empresa funeraria de confianza, ellos se encargarán de trasladar al finado hasta las instalaciones del crematorio, donde será velado y homenajeado por su familia en una ceremonia de despedida. 

 

Una vez con esto, el cuerpo será trasladado a la sala de cremación para ser incinerado, una vez que la puerta está sellada, el cuerpo se somete a una columna de llamas similar a un motor a reacción, dirigida al torso. El calor enciende el recipiente y seca el cuerpo, por lo que el músculo comienza a carbonizarse.

 

Los huesos son los últimos en desaparecer, se calcifican a medida que se exponen al calor y comienzan a desmoronarse.

 

Un cuerpo humano promedio tarda de dos a tres horas en quemarse por completo y producirá un promedio de 1,5 a 4 kilogramos de cenizas. La cantidad de cenizas generalmente depende de la estructura ósea de la persona y no tanto de su peso.

 

Los incineradores modernos generalmente están automatizados o computarizados y se pueden programar para ajustar la temperatura según sea necesario. Queman gas natural, Propano o Diesel en lugar del coque y el carbón que alimentaron las cámaras en la década de 1960, lo que permite una combustión más eficiente y más caliente, dejando poco olor o humo.

 

Posteriormente, los restos son entregados a sus seres queridos dentro de una urna que albergará las cenizas.

 

Esta última puede ser elegida, J. García López ofrece una variedad de diseños entre los que se podrá elegir el más conveniente según el gusto de cada familia. 

 

Actualmente existe más de una opción para honrar a las personas que han partido, incluso la BBC publicó en 2014 un artículo sobre la disolución y desintegración, con el fin de mostrar una forma más ecológica de la cremación. 

 

Estamos seguros de que el recuerdo de tu ser querido seguirá vivo en los corazones de cada uno de sus amigos y familiares, y su memoria será honrada sea cual sea la opción que elijas para despedirlo.