Cómo superar el duelo de una pérdida

Consejos para superar el duelo de una pérdida

Cómo superar el duelo de una pérdida

Sabemos que sobrellevar la pérdida de un ser querido es una de las cosas más difíciles que podemos llegar a afrontar, sin embargo, debemos tener en consideración por nosotros mismos; ser compasivos y reflexionar para lograr sanar es un paso fundamental. 

 

La paciencia es un punto importante, ya que la experiencia puede ser tan impactante que nos lleve a largos períodos de tristeza o depresión en los que el amor propio será fundamental.  

 

Todos reaccionamos de forma diferente ante la muerte, pues dependerá de nuestra historia personal y familiar, incluso de la cultura con la que crecimos, lo cierto es que cada persona tendrá su propia manera de sobrellevar el dolor.

 

Algunas de las etapas de duelo que se viven son:

 

Desde hace décadas, diversas ramas de la psicología han dedicado sus estudios a las etapas del duelo. Por su parte, la psiquiatra suizo-estadounidense Elisabeth Kübler-Ross, citada por la BBC, determina una teoría que expone 5 fases:

 

     Negación: Esto puede variar según las condiciones en que se vivió la pérdida; una partida inesperada prolongará esta etapa, mientras que una pérdida tras una enfermedad de tiempo atrás, hará que el duelo sea más corto, ya que esto comenzó mucho antes de la partida del ser querido.

    Enojo: Nos enojamos con la vida, con el ser querido que partió, con Dios, con las circunstancias; en esta etapa también sobrevienen las culpas y nos reprochamos lo que hicimos o lo que dejamos de hacer, esta etapa dependerá del carácter de cada persona, alguien con una personalidad irascible puede permanecer en esta etapa durante más tiempo.

     Negociación: En esta etapa es común pensar sobre escenarios diferentes al hecho de la muerte, por ejemplo, ¿qué habría pasado si...?, o ¿y si hubiera hecho algo distinto?

      Tristeza: Esta es, sin duda, la etapa más larga, se refiere a que las personas que nos acompañaban al inicio de la pérdida ya no están, cuando sentimos que “molestamos” a las personas con nuestra tristeza y que la vida nos está empujando a regresar  a lo cotidiano aunque no queramos; en esta etapa comenzamos a guardar lo que sentimos.

      La reconciliación: Esta es la última etapa, persiste cierto grado de tristeza o nostalgia por la pérdida, nos quedamos con los buenos recuerdos, con lo vivido con ese el ser querido y conservamos su recuerdo en vida dentro de nosotros.

 

Ideas para vivir el duelo sanamente:

 

      Abre espacio a tus emociones: Es normal que tras perder a un ser querido puedas tener sentimientos encontrados como tristeza, rabia, confusión o frustración. Con el paso del tiempo, esas sensaciones se atenuarán y comenzarás a sentir paz. 

      Habla de tu ser querido: Recuerda que no eres la única persona afrontando un duelo, por lo que hablar con tus seres queridos sobre anécdotas y sus experiencias les ayudará a desarrollar una perspectiva positiva de la vida.

     Cuida de ti: Es importante alimentarse bien, además, hacer ejercicio y descansar te ayudará a superar cada día el duelo y a seguir adelante.

●    Conmemora y celebra la vida de tu ser querido: Puedes optar por plantar un árbol, enmarcar una fotografía, tener flores frescas, entre otras opciones; solo tú sabrás encontrar la manera más significativa para honrar su paso por la vida. 

 

Si aún con todo esto el dolor no disminuye, se complica o no se encuentra la salida, es importante acercarse a las personas que forman parte del círculo afectivo, aunque de ser necesario un profesional será la clave para procesar nuestros sentimientos de manera positiva.

 

Ante todo, recuerda que todo pasa y que poco a poco sanarás y encontrarás paz.