Cómo escribir una condolencia a un ser querido

Recomendaciones para escribir una condolencia

Cómo escribir una condolencia a un ser querido

Cuando se trata de brindar consuelo, resulta difícil encontrar un mensaje que realmente puedan reconfortar. Por este motivo, al momento de enviar un mensaje de condolencia, es clave hacerlo de manera empática, pues bien, bastarán unas palabras sinceras de aliento para dejar saber que se comparte el dolor de una pérdida. 

¿Qué debe decir un mensaje de condolencia? 

Los mensajes de condolencia buscan reconfortar a un amigo o familiar que recientemente ha perdido a un ser querido. Indistintamente del motivo de la muerte, este es un gesto que se basa en mostrar simpatía ante el dolor de esa persona. Para muchos, es también una oportunidad de brindar apoyo durante el proceso de duelo. 

 

Ahora bien, no hay una guía exacta que indique cómo escribir un mensaje de condolencia, puesto que lo que debe decir va a depender de muchos factores, por ejemplo, el vínculo que tenía la persona con ese ser querido o, incluso, sus propias tradiciones religiosas. Por este motivo, se puede escribir desde un recuerdo especial con toque personal, hasta plegarias espirituales, según los especialistas de Dignity Memorial

 

Además, estos mensajes se pueden expresar de distintas formas, bien sea de manera presencial, en conjunto con un cálido abrazo o a través de llamadas telefónicas, mensajes de texto, correo electrónico, incluso, en el libro obituario de visitas en línea. 

Ejemplos de condolencias a un ser querido 

De cualquier forma, el objetivo de un mensaje de condolencia siempre será el mismo, el cual consiste en demostrar simpatía por el dolor que esa persona está atravesando. Aunque no existen las palabras correctas que puedan servir de alivio, hay ciertos ejemplos que son de gran utilidad para expresar estos sentimientos, por ejemplo: 

 

  • “Estoy aquí para ti”

  • “Te acompaño con mis plegarias” 

  • “Siento mucho tu pérdida” 

  • “No puedo imaginar cómo te sientes y lo lamento profundamente” 

  • “Mis palabras no serán suficientes para acompañar tu dolor”

 

Ahora bien, estas frases son excelentes para comenzar un mensaje de condolencia, ya que son demostraciones de apoyo. En este sentido, se deben evitar mensajes que minimicen o comparen el dolor de esa persona, ya que podría herir y ofender. En este caso, lo mejor es mostrar empatía en todo momento. 

Recomendaciones para demostrar condolencias 

No hay nada más complejo que el duelo de perder a un ser amado, es por ello que más que palabras, los profesionales de Dignity Memorial recomiendan las condolencias acompañadas de gestos, a continuación, algunas acciones que pueden ser de utilidad para demostrar apoyo:

 

  • Ofrece compañía, ya que el duelo puede desencadenar profunda tristeza y soledad, es por ello que, en lugar de tratar de decir lo correcto, acompañar puede ser el mejor consuelo. 

  • Mantén el contacto, incluso, mucho después del funeral. Pues bien, la realidad para esta persona ha cambiado y puede ser duro atravesar este nuevo proceso de adaptación. Sin duda, una simple llamada o una corta visita puede ser un gran gesto de simpatía. 

  • Escucha lo que esa persona tiene que decir, ya que no hay nada como expresar los sentimientos para avanzar en un proceso de sanación. Esta es una excelente oportunidad para compartir risas, rabia o lágrimas, pues este ser querido sabrá que no está solo. Incluso, es un gesto que puede ser más valorado en lugar del mejor mensaje de condolencia. 

  • Participa de manera activa en las actividades conmemorativas, por ejemplo, muchas familias deciden organizar obras benéficas en homenaje de quien ha fallecido y contar con el apoyo de sus familiares o amigos es un gesto muy valorado. 

  • Ofrece ayuda en tareas específicas, por ejemplo, mantenimiento del hogar, trámites o diligencias, ya que este tipo de solidaridad puede aliviar la carga en una persona que atraviesa un proceso de duelo.

 

En resumen, para expresar condolencias solo basta con unas palabras sinceras, gestos de solidaridad y mantener el contacto. La clave está en ser paciente, entender las emociones del ser querido y, lo más importante, hacerles saber que no están solos.