¿Cómo escribir un obituario?

Consejos para escribir una esquela

¿Cómo escribir un obituario?

Un obituario memorable implica mucho más que el nombre, edad u ocupación de quien acaba de fallecer, en resumen, conmemora su vida con los aspectos más relevantes como sus recuerdos, pasiones, rasgos de su personalidad, incluso, aquellos motivos por los cuales siempre será recordado. Para ello, no necesita ser un texto extenso, pues, al escribirlo correctamente, solo bastarán unas pocas palabras para homenajear de manera muy especial a un ser querido. 

¿Qué es un obituario?

Un obituario responde a la necesidad inmediata de comunicar sobre el fallecimiento, funeral o servicio conmemorativo, bien sea a través de un periódico o medio digital. Por este motivo, incluye datos importantes como información biográfica o detalles de la muerte. 

 

Dado que la tarea de escribir un obituario le corresponde a un familiar cercano, se convierte en una responsabilidad y, a su vez, un gran honor. Sin embargo, poner todos los sentimientos en palabras no resulta sencillo, mucho menos durante un momento de gran complejidad como lo es el duelo. 

 

En este sentido, sin importar la estructura que se utilice, el objetivo de escribir un obituario siempre corresponde a rendir honor a través de las características extraordinarias de la persona que ha fallecido. Pues, los formatos modernos han evolucionado desde un simple anuncio hasta el recuento de una vida, de forma muy especial, ya que según Louise Kramer, de la organización AARP, un obituario debe ser un retrato inolvidable con detalles sobresalientes. 

Cómo escribir un obituario o esquela

Actualmente, el formato para escribir un obituario resulta muy dinámico, ya que esto va a depender de lo que se quiera comunicar en el anuncio, sin embargo, hay ciertos datos que mejoran su estructura según los expertos de Dignity Memorial, por ejemplo:

 

  • Datos de la muerte: De manera tradicional, lo primero que se expone es la causa de muerte, lugar o fecha. No es necesario aportar información detallada, pues bastará con un par de líneas para dejar en claro lo que se quiere anunciar. Por ejemplo, “a causa de un terrible accidente”, “después de una larga batalla contra una enfermedad”, “de manera inesperada”. 

  • Detalles biográficos: Esta parte de la estructura va a depender de la creatividad de quien escriba el obituario, es decir, los formatos más tradicionales incluyen lugar de nacimiento, estudios o trayectoria profesional, sin embargo, en este apartado se puede mencionar lo que realmente define a esa persona, por ejemplo, sus anécdotas, algún recuerdo en particular, sus valores o la forma en la que inspiró a sus seres queridos. 

  • Familiares vivos: Este apartado suele incluir datos de los familiares que fallecieron previamente y los que continúan vivos. De esta forma, se puede hacer referencia a nombres específicos o generalizar de ser necesario. 

  • Detalles fúnebres: Es importante que el obituario sea una invitación formal a los eventos fúnebres, por ello, debe contener los detalles del servicio funeral o conmemorativo. Ahora bien, si son de carácter privado, esta es la mejor oportunidad para comunicarlo. 

  • Donaciones memoriales: En este apartado, es oportuno que la familia solicite alguna donación en específico, en lugar de flores o regalos. Este tipo de donaciones suelen estar dirigidas a organizaciones sin fines de lucro o, de ser necesario, como fondo de apoyo a los familiares más cercanos. 

  • Agradecimientos: Es posible que algunas personas hayan prestado alguna ayuda significativa, por ejemplo, cuando la persona fallece por motivos de enfermedad, es preciso reconocer a quienes lo apoyaron durante su proceso. Sin duda, es un gesto que quien ha fallecido hubiese querido incluir. 

  • Foto memorable: El obituario no estará listo sin una foto que sea un recordatorio especial de la persona que ha fallecido, para ello, lo ideal es seleccionar una fotografía con correcta iluminación y tomada recientemente.  

Recomendaciones para escribir un obituario

Sin duda, escribir un obituario no será tarea sencilla para los familiares más cercanos, por este motivo, las siguientes recomendaciones pueden ser de gran utilidad:

 

  • Considera que un obituario más que hablar de una muerte, es una manera de conmemorar la vida de quien recientemente ha fallecido, indica Jane Lerner,  experiodista dedicada a la sección de obituarios para un periódico del estado de Nueva York, según AARP. 

  • Con el fin de escribir las palabras correctas que resuman la vida de alguna persona, seguramente, podrás conseguir inspiración hablando con otros seres queridos, más de uno lo recordará por anécdotas memorables que se pueden incluir en el obituario. 

  • En algunos casos, escribir un obituario resulta muy abrumador, es por ello que algunos servicios funerarios incluyen orientación y algunos ejemplos. No dudes en solicitar ayuda en caso de que lo necesites. 

  • Siente la libertad de incluir bromas o anécdotas graciosas si eso deseas, pues bien, un obituario memorable es también un recuento ameno. 

  • Si no sabes por dónde empezar, puedes escribir tu obituario respondiendo a las siguientes preguntas, ¿por qué hubiese querido esa persona que lo recordaran? ¿cómo fue su vida?, ¿de qué forma inspiró esa persona a sus seres queridos?, y ¿qué es lo que más amaba de esa persona? 

  • Decide en qué medio se publicará para cumplir con todas las normas, especialmente, en cuanto a la extensión del texto. 

  • Una vez que termines, es recomendable que otra persona lo lea por ti. De esta forma, podrás reconocer si es necesario modificar el texto para omitir o agregar detalles.